ELABORACIÓN DE ESTUDIOS

Estudiamos el comportamiento de inversión de los ahorradores-inversores.

ESTABLECIMIENTO DE CANALES DE INFORMACIÓN

Ponemos a disposición información de valor para los inversores.

ANÁLISIS DE TENDENCIAS

Analizamos tendencias de la industria de inversión colectiva.

Últimas noticias

A fondo

A las trincheras que viene la inflación

El ahorrador conservador siempre ha tenido una especial predilección por los depósitos, es sencillo, viene dentro del paquete de servicios bancarios, y, de hecho, supone dejar a nuestros ahorros ligados exclusivamente al tipo de interés establecido como remuneración de dichas cuentas.  Tradicionalmente hemos sido más propensos a atrincherarnos en los depósitos, pero el mejor resguardo ya no está en los depósitos sino en los Fondos de Inversión.

Desde la gran crisis financiera (2008) los depósitos han ido perdiendo paulatinamente su atractivo, primero porque los tipos a lo que se remuneraban los depósitos eran cada día más exiguos llegando a un punto, a partir del 2020, en los que se dejó de remunerar, nos están cobrando por mantener liquidez en cuenta.

Por otro lado, en los últimos diez años el nivel de ahorro se ha disparado y entramos en este ciclo de volatilidad y desaceleración, con niveles récord de ahorros y Fondos de Inversión por parte de los hogares. A nivel de Fondos de Inversión hemos pasado de menos de 150.000 millones de euros en 2010 a rozar los 450.000 millones de euros en 2021, es decir, hemos triplicado nuestro ahorro. Y lo que es más sorprendente, en depósitos las familias españolas tenían unos 900.000 millones de euros en depósitos en 2010 y entramos en el 2022 con casi 980.000 millones de euros.

Gonzalo Rengifo Abbad, experto del Observatorio Inverco