A fondo

Planes de pensiones de empleo: ¿una alternativa para las pymes?

20angel-martinez-aldama21 ha traído consigo una transformación del entorno fiscal en el que se mueven los Planes de Pensiones, con una reducción del 75% en el límite de desgravación de las aportaciones a los Planes individuales, (de 8.000 a 2.000 euros), y con la intención de dar un mayor impulso a los Planes de empleo (PPE), a pesar de que ahora menos de un 10% de los trabajadores de España disponen de este producto dentro de su entorno laboral. Las pymes son las que cuentan con una estructura más frágil a la hora de desarrollar este sistema de previsión, frente a las grandes cotizadas o las que cuentan con más de 200 trabajadores, así como una menor información.

Al igual que cualquier otro Plan de Pensiones, el de empleo tiene un claro objetivo: complementar la pensión pública de la Seguridad Social para que el trabajador pueda disponer de recursos económicos adicionales y mantener el mismo nivel de vida una vez concluya su actividad laboral. La particularidad de los Planes de empleo es que se desarrollan dentro del ámbito empresarial. Así, con esta modalidad, las empresas, que adquieren la categoría de promotoras del PPE, utilizan esta vía para dar forma a los compromisos adquiridos de cara a fomentar el ahorro para la jubilación de sus trabajadores, convertidos en partícipes.

Ángel Martínez-Aldama. Presidente del Observatorio Inverco

 

Las consecuencias de la inflación para el ahorrador final

angel-martinez-aldama

La inflación se ha convertido en la verdadera protagonista de los mercados en este periodo estival y aspira a convertirse en trending topic para los próximos meses, en un escenario marcado por la vuelta a una cierta normalidad con un impulso al crecimiento económico, al abrigo de una recuperación de la actividad en todo el mundo, a expensas del éxito en el proceso de vacunación y el impacto de las nuevas variantes del virus.

Fruto de esta nueva situación, el BCE tomó una decisión histórica en su última reunión del mes de julio, situando su nueva meta de inflación en el 2% para el medio plazo, en sustitución del ya clásico nivel «inferior, aunque próximo» al 2%, y dejando la puerta abierta a permitir que los precios rebasen esa cota de forma transitoria, sin necesidad de tomar medidas adicionales para corregirlo.

Ángel Martínez-Aldama. Presidente del Observatorio Inverco

Los inversores españoles y su comportamiento de inversión en 2020

Foto Valentín ArroyoEl año 2020 no será recordado entre los mejores de la Historia de la Humanidad, desgraciadamente quedará como uno de esos años en los que el sufrimiento se extendió por todo el Planeta sumido en una situación de emergencia prolongada. Pero también como tantas otras veces hemos visto esa capacidad del ser humano de dar lo mejor de sí mismo en las situaciones difíciles y de unirse en un esfuerzo común de solidaridad para combatir la pandemia de la COVID-19 en este caso, y conseguir superarla.

Hablar del mundo financiero resulta prosaico al lado de todo lo que ha ocurrido, pero como muchas otras cosas también ha sufrido los impactos del virus en la economía y ha habido que recurrir a la “medicina” de los gobiernos y los bancos centrales para evitar que al caos sanitario se uniera también el de los mercados. Por tanto, si bajamos a la arena de los mercados financieros y de los productos de ahorro/inversión relacionados, en los que los ahorradores tienen depositado su dinero, podremos analizar su evolución y las reacciones de los inversores a lo largo de este año de Pandemia.

 

Valentín Arroyo, experto del Observatorio Inverco

 

Millenials y centennials, los nuevos reyes de los fondos

GONZALO RENGIFO 2Si hay algo que nos está enseñando la pandemia es que las nuevas generaciones están mucho más preparadas para asumir los cambios según se producen y de una forma mucho más rápida de lo que creíamos. Su mentalidad mucho más digital les está ayudando en este nuevo entorno en el que tenemos que manejarnos. Según un estudio realizado por Observatorio Inverco sobre la visión de los partícipes sobre los Fondos de Inversión y sus gestoras, el 37% de los partícipes en fondos corresponden a estas generaciones.

No es menos cierto que les ha tocado vivir unos ciclos de mercados muy complicados (crisis financiera, globalización, populismos, Covid-19) algo que les ha enseñado la importancia de ser precavidos, así como conscientes a la hora de gestionar de la mejor forma posible unos ahorros que cuestan mucho conseguir.

Los millenials y centennials ya están en la nube, utilizan las aplicaciones y los medios digitales de forma natural, les permite identificar tendencias y modas que surgen en los mercados. Son ellos los que han interiorizado la importancia de ahorrar y planificar inversiones, apoyándose en la enorme información, formación y herramientas que están disponibles en los medios digitale

Gonzalo Rengifo, experto del Observatorio Inverco

Menos trabas para un futuro sostenible en la gestión de activos

angel-martinez-aldamaUna gran mayoría de las Gestoras de Fondos que operan en España (85%) está satisfecha con la aplicación, desde el pasado mes de marzo, del reglamento europeo sobre divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financiero (SFDR), confiando en que servirá, entre otros, para promover una adecuada gestión de los riesgos de sostenibilidad. No obstante, la sensación generalizada en esas mismas entidades es que el calendario de aplicación del reglamento SFDR debería haberse empezado a aplicar una vez se aprueben las normas de desarrollo (RTS), para evitar así la confusión al inversor y más gastos de adaptación que repercuten directamente en las entidades.

Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta que hemos realizado recientemente desde el Observatorio INVERCO para analizar la percepción de las Gestoras de Fondos en relación con distintos aspectos sobre sostenibilidad, sobre cómo están incorporando las estrategias ESG en sus carteras, analizando si ha mejorado el conocimiento de los partícipes en este ámbito o relacionado con la formación que están recibiendo los profesionales.

Ángel Martínez-Aldama. Presidente del Observatorio Inverco

Un partícipe más preparado, la gran enseñanza tras un año de crisis

Gonzalo Meseguer 2018

Al comienzo de 2020, nada hacía presagiar todo lo que éste nos depararía, pero ya estamos en 2021, con la esperanza de mayores luces que sombras y vislumbrando, poco a poco, una mejoría en todos los sentidos. Desde un punto de vista eminentemente de ahorro o inversión, podemos decir alto y claro que los partícipes se han comportado con mucha madurez y calma durante todo este periodo. Madurez, pese a la extrema volatilidad de todo el año, con fuertes caídas de los mercados en la primera parte de año para después acabar con importantes alzas. Y calma, pues el partícipe no perdió los nervios y mantuvo la compostura en todo momento. Toda esta situación, no nos engañemos, ha resultado una verdadera prueba de fuego para medir si los pilares básicos que deben estar presentes en la estrategia de ahorro o inversión de un partícipe no se han visto afectados por este terremoto en forma de pandemia.

En este escenario, el V Estudio sobre la visión de los partícipes de fondos y sus gestoras que presentamos en octubre con el Observatorio Inverco suponía la “prueba del algodón” para medir ese grado de madurez y calma que antes mencionaba, en un momento, digamos, poco propicio. Pues bien, el estudio arrojaba algunas conclusiones muy interesantes. Por un lado, que el 76% de los partícipes recomendaría a un amigo invertir en un fondo de inversión por la rentabilidad, la diversificación y al ser un producto regulado y supervisado y que incluso un tercio define la renta variable como el activo preferido (¡y con la que estaba cayendo en los mercados en esos momentos!).

Gonzalo Meseguer. Observatorio Inverco

 

El ahorro para la jubilación en España o la parábola del niño desatendido

Foto Daniel Blanco1Érase una vez un niño llamado “ahorro jubilación” nacido en España allá por finales de los 80 con la Ley 8/1987 de Regulación de Planes y Fondos de Pensiones, y su posterior Reglamento 1307/1988, ambos bien conocidos por los profesionales del sector. Sus padres estaban muy contentos y confiaban en criarlo bien y convertirlo en un hombre de provecho para la sociedad española. La exteriorización de los compromisos por pensiones por parte de las empresas y la aprobación progresiva de una fiscalidad atractiva para las aportaciones individuales y contribuciones empresariales a productos de previsión (en algunos casos, de hasta 24.500 euros anuales para personas con edades cercanas a la jubilación) hacían pensar que ese niño pronto alcanzaría una estatura cercana a las de sus vecinos británicos, suecos, daneses u holandeses, entre otros.

Desgraciadamente, ese niño a partir de la adolescencia iría recibiendo cada vez menos atención de sus padres y tutores. Estos fueron negligentes con comportamientos tales como la eliminación de la reducción en cuota del Impuesto de Sociedades por contribuciones empresariales a planes de pensiones de empleo; no llegar a enviar nunca la carta de la Seguridad Social que informaría a los ciudadanos sobre sus derechos de pensión pública futura (obligación contemplada en la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social); o la progresiva reducción de los límites de aportaciones a productos de ahorro previsional hasta dejarlos en tan solo 2.000 euros por año a partir de 2021, lo que ya es un hecho para muchos españoles cuyo empleador no promueve un plan de pensiones de empresa, o también para el amplísimo colectivo de autónomos sin empleados, los cuales no pueden acceder a un plan de este tipo. En resumidas cuentas, y siguiendo con el símil, tenemos al chaval abandonado en la calle y con pocos visos de hacer carrera con él, por mucho que sus mayores anuncien que contemplan promover un vehículo de ahorro jubilación por parte del Estado para todas las empresas españolas, del que todavía no se tienen ni detalles, ni fechas concretas.

 

Daniel Blanco Martín, experto del Observatorio Inverco

Cuatro puntos de actuación para la gestión de activos en 2021

angel-martinez-aldama

Hace justo un año, cuando analizábamos el porvenir para los mercados financieros, tras un 2019 espléndido en términos de rentabilidad, tanto en renta fija como en renta variable, sin saber lo que se nos venía encima, pensábamos en el inminente Brexit, en la guerra comercial entre Estados Unidos y China con las elecciones americanas en perspectiva, en el escenario de tipos negativos prolongado sine die o en la desaceleración de la economía a nivel mundial, como los principales catalizadores que harían traccionar a los mercados en un contexto de ciertas dudas y síntomas de agotamiento.

Lo cierto es que todo este planteamiento saltó por los aires cuando, todavía en el primer trimestre, la crisis sanitaria originada en China se convirtió en pandemia mundial y provocó la paralización de la actividad económica durante meses en todo el mundo. Un año después, es complicado realizar ningún tipo de predicción sin conocer cuál será el efecto de la vacuna, ni los plazos para su distribución a una parte significativa de la población que nos permita alcanzar una cierta vieja normalidad en todos los aspectos.

Ángel Martínez-Aldama – Director del Observatorio INVERCO

Diversificación en tiempos de COVID-19

La pandemia ha puesto a prueba y ha revolucionado el entorno en el que interactuamos. Es pronto para evaluar las implicaciones que tendrá, pero se puede afirmar categóricamente que es un fenómeno global. No hay rincón del mundo donde no haya salpicado y la capacidad con la que se expande no entiende de límites ni fronteras. Es el inicio de una época de cambios afectando a las prioridades y decisiones en el ámbito social y económico, tanto privado como gubernamental. En términos de mercados financieros, también conviene reflexionar sobre qué implicaciones tendrá esta crisis sobre las inversiones. El Covid ha tenido un efecto inmediato y no hay activo financiero que no se haya visto impactado, pero con matizaciones.

A corto plazo, su huella ha sido muy divergente en el comportamiento de la renta variable según los países, y especialmente por sectores o compañías. Valga como ejemplo el contraste entre sectores vinculados con el turismo, como las compañías de cruceros, y sectores ligados a la salud como el farmacéutico. Estos cambios tan bruscos son difíciles de prever y la forma de atemperarlos es mantener una cartera diversificada que limite esa volatilidad.

Ana Martín de Santa Olalla Sánchez. Observatorio Inverco