Cuatro puntos de actuación para la gestión de activos en 2021

angel-martinez-aldama

Hace justo un año, cuando analizábamos el porvenir para los mercados financieros, tras un 2019 espléndido en términos de rentabilidad, tanto en renta fija como en renta variable, sin saber lo que se nos venía encima, pensábamos en el inminente Brexit, en la guerra comercial entre Estados Unidos y China con las elecciones americanas en perspectiva, en el escenario de tipos negativos prolongado sine die o en la desaceleración de la economía a nivel mundial, como los principales catalizadores que harían traccionar a los mercados en un contexto de ciertas dudas y síntomas de agotamiento.

Lo cierto es que todo este planteamiento saltó por los aires cuando, todavía en el primer trimestre, la crisis sanitaria originada en China se convirtió en pandemia mundial y provocó la paralización de la actividad económica durante meses en todo el mundo. Un año después, es complicado realizar ningún tipo de predicción sin conocer cuál será el efecto de la vacuna, ni los plazos para su distribución a una parte significativa de la población que nos permita alcanzar una cierta vieja normalidad en todos los aspectos.

Ángel Martínez-Aldama – Director del Observatorio INVERCO