Diversificación en tiempos de COVID-19

La pandemia ha puesto a prueba y ha revolucionado el entorno en el que interactuamos. Es pronto para evaluar las implicaciones que tendrá, pero se puede afirmar categóricamente que es un fenómeno global. No hay rincón del mundo donde no haya salpicado y la capacidad con la que se expande no entiende de límites ni fronteras. Es el inicio de una época de cambios afectando a las prioridades y decisiones en el ámbito social y económico, tanto privado como gubernamental. En términos de mercados financieros, también conviene reflexionar sobre qué implicaciones tendrá esta crisis sobre las inversiones. El Covid ha tenido un efecto inmediato y no hay activo financiero que no se haya visto impactado, pero con matizaciones.

A corto plazo, su huella ha sido muy divergente en el comportamiento de la renta variable según los países, y especialmente por sectores o compañías. Valga como ejemplo el contraste entre sectores vinculados con el turismo, como las compañías de cruceros, y sectores ligados a la salud como el farmacéutico. Estos cambios tan bruscos son difíciles de prever y la forma de atemperarlos es mantener una cartera diversificada que limite esa volatilidad.

Ana Martín de Santa Olalla Sánchez. Observatorio Inverco